El otro día tuvimos la suerte de probar uno de los arroces que Miguel Gonzalez Palmer elabora con pasión. Esta vez era de pato, panceta y foie.

Este cocinero tiene un buen punto de arroz, al dente, pero sin dejarlo crudo y, por supuesto, con sabor a lo que se cocina. Mikel, como le llaman su amigos, lleva en esto de la gastronomía desde los 16 años, cuando estudió en la escuela de Hostelería y Turismo de Castellón.

En poco tiempo recorrido varias cocinas de nuestra provincia: Club Náutico de Castellón, Moons Beach de Moncofar, Carnicería Rubio y Gastrobar Acordes. Ahora inicia su andadura en solitario en su pueblo, Nules, en la carretera de Villavieja, en uno de los bares con más solera, el Parris II. Mikel dirige el local y se hace cargo de la cocina, y parece ser que su hermano Aitor se hará cargo de la sala. Un tándem perfecto que ya ha demostrado en lugares como el Hotel Mindoro, en el restaurante Relevante by Miguel Barrera que sabe muy bien lo que se hace entre comensales. Más adelante informaremos sobre qué tipo de comida se podrá degustar en esta nueva andadura, pero estoy seguro de que Mikel no nos va a decepcionar.