Plaza Santa Isabel, 2. Almazora.

Estuvimos en Almazora, en una terraza que ya conocemos y que siempre nos ha gustado por su forma de trabajar, por su forma de presentar los platos, las tapas, los bocadillos, los cafés y cualquier cosa. Esta vez hemos ido a almorzar, y sus almuerzos son de corte fijo, con ligeros cambios, pero siempre con la calidad por bandera. Hay dos opciones: la de tortilla o la de tostada; ambos tipos cuestan lo mismo, 5€, y ambos incluyen café o infusión, bebida, pan, aceitunas y, en el caso de la tortilla, un trozo de pan tostado con un poco de tomate rallado para untarlo al gusto.

La Tortilla es de patata, la hacen al momento y está jugosa, con el huevo a medio cuajar, como nos encanta a nosotros. Sobre la tortilla se puede elegir poner un poco de foie en virutas, jamón, sobreasada o salmón. Nosotros nos decantamos por la tortilla de patatas con el foie; y era foie, y le daba un toque sutil, pero preciso del producto. La cerveza Mahou, muy fresca; y las aceitunas tipo sevillanas, muy sabrosas. La infusión venía con un colador y hierbas (no con bolsita), y una tarrina con miel de calidad porque la pedimos sin azúcar. Este lugar nos encanta porque hacen bien las cosas y, aunque no sea el típico local de almuerzos llenos de productos cocinados en vitrinas, nos encanta la fórmula sencilla y de calidad, porque tampoco hace falta atiborrarse de comida a media mañana. Uno rinde más en el trabajo.

OLI-SEC-Jose-Aguilar-Castellon-Gastronomica