Av. Mediterráneo, 15. Vila-real. Tel.: 964 834001

Ir a almorzar al Bodegón de Carlos siempre es un placer. El sitio es diferente a la mayoría de bares de almuerzo, es mucho más elegante, más un restaurante donde se puede almorzar. Y el trato, muy bueno y muy personal. Todo eso cuenta y vale.

Nos pedimos un poco de tortilla de patata, y estaba muy buena, poco aceitosa, bien de punto de sal, mucho huevo, bien hechas las patatas. Lo acompañamos con un poco de las buenas conserva y quesos que siempre tiene Carlos, Un poco de bacalao desmigado con tomate, nada salado, un poco de mojama que también estaba en su punto de sal y nada seca y un poco de queso fresco de Castellón que acompañaba muy bien a la mojada, que es la que le aporta la sal.

Buenas aceitunas partidas ligeramente amargas, una mezcla de cacahuetes con kikos y otros, un pan que estaba bien y una buena y fresca cerveza. Nos sacaron un poco de un buen aceite para aderezar el queso y la mojada. El almuerzo cuesta 6 €. Para repetir.