Polig. La Mezquita, parc. 107. La Vall D’Uixó. Tel.: 964 652791 / 615 487606

 

Este local de polígono es bastante grande y funciona con las carnes a la brasa; con tortillas variadas; algunos fritos tanto de verduras como de pescado; chipirones a la plancha; carnes con tomate o encebolladas y algunas cosas más.

Las mesas están preparadas siempre con un plato de cacahuetes tipo los del rosario con cáscara, pero salados, que están muy bien. Además, hay otro plato con encurtidos como cebolla, pepinillos, col y alguna aceituna, junto a olivas negras de Aragón y partidas del terreno y todo muy bueno. El pan es lo más básico.

Nosotros pedimos un plato combinado con un poco de tortilla de patata, con mucho huevo y ligeramente sin acabar de cuajar, algo que nos encanta y que pocas veces vemos; la patata bien, hecha, y el aceite, bueno, en cantidad, pero sin exceso. Al final, todo eso hace una buena tortilla de patata, sin cebolla, eso sí, y con un buen punto de sal, el justo y necesario. Las berenjenas fritas y rebozadas, muy buenas y crujientes, como la alcachofa.

El embutido, buenísimo, no solo porque está hecho a la brasa, que es importante, sino porque es de calidad. Un embutido malo no mejora en la brasa, pero un buen embutido, se hace bueno, que es lo que debe pasar. Este es de Zucaina, pueblo del propietario. Las longanizas, se nota que están hechas con mucha carne, son prietas, no como las que últimamente vemos por ahí. La morcilla de cebolla lleva piñones y mucha cebolla, se nota y está muy buena, muy sabrosa, densa, pero nada fuerte.

La sala funciona muy bien, es ágil. La cocina la lleva el hijo del propietario, quien estudió en la escuela «Gambrinus Valencia», de Valencia, con nuestros amigos de la familia Andrés de «Veles e Vents». Hemos disfrutado y hemos pagado 5,75 €.