General Rosell, 14. Viver. Tel.: 964 141013

 

Gastronómicamente hablando, Viver es un lugar de interés, porque en el se encuentra uno de los mejores restaurantes de nuestra provincia, el Thalassa. En una de nuestras visitas paramos a comprar embutidos en la Carnicería la Herrerita, que para más señas, pertenece al cuñado de Vicente, dueño del Thalassa. Se ve que las cosas buenas se contagian. Nosotros compramos un poco de todo, cordero, chorizos tipo chistorra, chorizos picantes, morcillas de cebolla, longanizas, longanizas secas de pascua, sobrasada con foie y unas longanizas con boletus edulis, setas para el que no lo sepa, que nos llamaron la atención. Todo estaba muy bueno, las morcillas de cebolla, a las que tanta devoción tenemos, también. La sobrasada de foie muy suave, tanto en la boca como en el trato cuando la untas. No sabe mucho a foie, pero le da esa suavidad. Las longanizas con boletus solo se notaban y más en la vista que en la boca, la seta. Creemos que el exceso sabor a las especies de la longaniza y sobre todo la canela, que tanto gusta por nuestros pueblos de interior, apaga el sabor a boletus. Es probable que eliminando esas especies y dando protagonismo a las excelentes setas, con un poco de polvo de las mismas, además de los trozos, cambiaría el concepto de las longanizas, tendrían más sabor y se acercaría más a unas verdaderas longanizas de boletus edulis. Nos gustó la carne, el embutido y las ideas que tienen al tratar de innovar, pero nos gustaría poder comer algún día algunas longanizas con sabor a boletus de verdad y creemos que ellos lo pueden hacer.