🍽 Una vez más, visitamos a nuestro buen amigo Roque de Morella, quien ya ha dejado toda la responsabilidad del local en su mujer y, sobe todo, en su hijo Carlos, que ha dedicado parte de su educación gastronómica, entre otras cosas, al mundo del vino.

🍅 Roque es todo un clásico de nuestra provincia y a él le debemos mucho, porque Roque ha sido uno de los personajes, no siendo de Castellón, que mejor a vendido nuestra tierra en general y Morella en particular. En esta visita probamos una ensalada de Casa Roque, una ración más que generosa y muy variada.

🍄 Las delicias de champiñón, una mezcla de las seta más básicas, y económica, con la más cara que es la trufa negra, mezclado con un poco de limón y aceite. Muy básico, sencillo, eficiente y sabroso.

Seguimos con un pastel de alcachofas, suave y gustoso y, nuevamente, con una ración muy generosa.

🥣 Como plato principal nos inclinamos por un guiso casero, en este caso una olla morellana, mezcla de legumbres y embutido. Lo acompañamos con un vino de Castellón, no podía ser de otra manera.

 

☕ Terminamos con otro ilustre de la carta, una cuajada morellana que nos encanta. Como colofón un buen café con tejas de toda la vida y una pasta de la zona, y la compañía, siempre amena, de nuestro amigo Roque, quien ahora trabaja a medio gas, y tiene más tiempo para charlar que antes. Después de tantos años al pié del cañón, se lo merece.