Las croquetas es uno de los platos más repetidos en los bares de nuestro país e incluso en muchos restaurantes. Pocas veces nos hemos encontrado con algunas que merezcan la pena. La mayoría son de besamel con un claro abuso de esta salsa y, a veces, se intenta arreglar con otro abuso de nuez moscada. Otras veces es difícil averiguar de qué producto están hechas. En el mejor de los casos, que las croquetas sean caseras tampoco es sinónimo de que sean mejores. Por desgracia, croquetas y croquetones congelados hay muchos y la mayoría nos dejan indiferentes. Eso sí, saladas sí están. Hemos probado algunas congeladas industriales con sabores múltiples como el chorizo, los chipirones en su tinta, changurro… Y debo decir que hay algunas buenas, y otras imitaciones que no valen nada, pero las hacen pagar bien.

Por favor, que ningún hostelero se deje llevar por nombres y productos diferentes a los habituales, que prueben el producto y que sean más exigentes. Es muy triste que en una carta leamos croquetas caseras de sepia y entre los comensales que no la habían leído hubiera dudas entre si eran de pollo o de merluza. Dice muy poco de las llamadas «croquetas caseras» que, aunque lo sean, no están nada buenas. En Mercadona hemos encontrado unas croquetas excelentes para ser industriales y mejores que muchas caseras de algunos locales. Son de la marca Prely, las de jamón Ibérico no están mal; las de cocido, antes estaban mejor, y las de setas son increíbles, y a tan solo 1,50 € 10 o 12 unidades. Inmejorable relación calidad precio del producto de Mercadona, y encima están buenas.

La mayoría de croquetas congeladas son insípidas e impersonales. En cambio, hay algunos hosteleros que, aunque las hacen ellos mismos, pasan con más pena que gloria. Otros no las saben ni freír. ¿Cuántos utilizan aceite de oliva? No creo que lo vean nuestros ojos. ¿Cuantas veces nos las habrán servido recalentadas en el microondas? Y, sobre todo, miran más el precio —para ganar dinero— que la calidad y el sabor.

El otro día en La Vermuteria probamos tres croquetas que tenían gracia, que sabían a lo que decía la carta y tenían consistencia. Vamos, que no había que adivinar de qué eran, y estaban bien conseguidas. En La Coma Corner y Cal Pinxo de Borriol también hacen unas croquetas de cocido que están bastante bien. Bueno, y las croquetas morellanas de Casa Roque, son de lo mejor que tenemos en nuestra provincia. Siempre le hemos dicho a nuestro amigo Roque que sus croquetas son impresionantes. Nos consta que la mayoría de esas croquetas estilo morellano que se venden en Morella y ahora fuera también están muy buenas. Es de lo poco que hemos probado que valga la pena. Estamos seguros de que «haberlas haylas», pero ¿y encontrarlas? Las seguiremos buscando, y si las encontramos, os lo contaremos. Lo malo es que muchos hosteleros piensan que sus croquetas son impresionantes, pero se ve que las han probado poco. Además, no basta con hacerlas tan variadas si luego nadie adivina de qué son, y luego, todas saben a besamel con algún sentido a algo que pocos adivinan.

En el restaurante Sorribes de la Av. Valencia tienen unas croquetas que también merece la pena una mención. Lo que ocurre es que hemos estado el día que cerraban y solo hemos probado las de carne, aunque tienen más variedad. Así que, volveremos después de vacaciones, pero lo que hemos visto nos ha gustado.

 

Croquetas Morellanas

Croquetas Morellanas

CROQUETAS, ATUN, TUNA FISH,

CROQUETAS, ATUN, TUNA FISH,

Croquetas de buey , arroz, salsa, cebolla, chiles

Croquetas de buey , arroz, salsa, cebolla, chiles