La carne es la base de una barbacoa, y si esta no es buena, la barbacoa no funciona. Nosotros fuimos 7 personas y pedimos un poco de todo para probar varias opciones. Pedimos una hamburguesa, dos entrecots, embutidos, dos costillas de cerdo y una ensalada de queso de cabra con frutos secos. La ensalada, de lechugas variada es bastante grande y lleva dos buenos trozos de queso de cabra a la plancha. El entrecot de ternera nos lo sirvieron como lo pedimos, poco hecho, y estaba bastante sabroso. Sin tener una larga curación, estaba en un muy buen punto de curación y de sabor. La hamburguesa, grande y sabrosa, y las costillas de cerdo en salsa barbacoa, muy tiernas y sabrosas. Lo acompañan con varias opciones, patatas y pimientos de padrón que no pican, fritos y alguna ensalada de col.

La verdad es que después de tomar un vino de la casa, aguas, alguna cerveza un par de postres, pagamos 101 €. No está nada mal, porque la calidad estaba a la altura de ese precio. La velada se completa con un buen servicio, música en directo por un DJ y vistas al campo de golf. Vale la pena una visita, de hecho, nosotros seguro que repetimos.