VAYA MIERDA DE ENSALADAS QUE NOS TRAGAMOS SIN PROTESTAR.

El otro día fuimos a comer a un bar de los llamados sencillos, un bar de pueblo normal y corriente de toda la vida. Pero ¿qué es normal? ¿Hacer las cosas bien o hacerlas mal? ¿Dar bien de comer o mal, usar buenos productos o los más baratos posibles? Supongo que para cada cual la normalidad está en lo más cercano, en lo más habitual para ellos, aunque uno esté acostumbrado a no hacer bien las cosas o que no se las hagan bien.

Ensalada-Arquet-Jose-Aguilar-Castellon-Gastronomica

Arquet

 

A lo que íbamos. En el Arquet de Alfondiguilla, que conocemos desde hace tiempo, y donde siempre comemos bien y a un precio muy razonable, nos pedimos una ensalada para compartir. La ensalada estaba hecha con una bolsa de mézclum de lechugas variadas y de calidad, con cogollos de lechuga, cebolla, buen tomate, sobre todo cuando es más dificl encontrarlo y una buena salsa dulce y todo por 3,80 €. También nos comimos unas croquetas de cocido impresionantes a 2 € la tapa que constaba de 6 croquetas de un buen tamaño. A ver si hay más de uno que aprenden, sobre todos esos que dicen ofrecen croquetas caseras de sabor dudoso salvo al de bechamel y nuez moscada y que para cada uno, según día y hora saben a algo diferente  y encima, con la justificación de caseras, te cobran lo que quieren.  Nos lo tragamos todo, que pena más grande.

Volviendo a las ensaladas que nos compete en este artículo,  una bolsas que valen de mezclum entre 1,5 € y 2 €, y a veces, en oferta las puedes encontrar incluso más baratas, se pueden hacer dos o tres ensaladas bien completas.  Si además, se le añade huevo duro, zanahoria natural —que es bien barata—, unas aceitunas del terreno, un par de champiñones crudos a rodajas, un par de rábanos y un poco de pimientos rojos y verdes frescos cortados a trozos, tenemos una ensalada natural, sana y bien barata. Su coste no pasará de los 2 €. Si ponemos un poco de un buen atún, ya subimos la nota, y el coste no se va más allá de los 2 € más, como mucho, dependiendo de la calidad y la cantidad. Pero un buen atún en aceite en bote de cristal cuesta unos 6 € o 7 €, y en oferta, unos 5 €. Con un bote de estos tienes atún para 4 o 5 ensaladas. Si la ensalada es solo de atún y tomate, solo tendrías para 2 o 3 veces, pero, aún así, sigue siendo barato. No digo ya si usamos esos atunes insípidos que están en agua que cuestan 3 veces menos. Por supuesto, el coste sería incluso inferior a 1 € más, por lo que la ensalada buena se pondría en menos de 4 € de coste, seguramente 3,5 €, y la del atún de baja calidad no legaría a los 3 €.

Hablando de atún, en la albufera de Valencia, en un restaurante muy conocido, nos clavaron, en el mes de septiembre de hace unos años, 25 € por medio tomate y un poco de ese atún maravilloso de cuyo bote podían sacarse hasta 3 raciones como las que nos sirvieron.

El otro día, en la Caja Rural de Nules, nos sirvieron una ensalada con lechugas variadas de calidad, queso, alcachofas, buen jamón, buen foie y atún del bueno, como todo, junto a unos gajos de naranja. Todo calidad y a un buen precio, 8 €. Esa media ensalada que tenía el tamaño de muchas enteras de otros locales. Lo único que creemos que no pega nada en la ensalada es el atún, aunque sea bueno.

Ensalada-Nules-Jose-Aguilar-Castellon-Gastronomica-

Caja Rural de Nules

 

Pero no, en los bares y en muchos restaurantes se empeñan en usar esa lechuga, casi de plástico e insípida que es la Iceberg, de la que se aprovechan todas las hojas. Y en llenar las ensaladas de aceitunas de bote preparadas artificialmente con sosa o rellenas; zanahoria en conserva, para no tener que hacer ningún trabajo; tomates con sabor a nada y atún industrial de grandes botes, muy barato y con muy poco sabor, ¿pero atún?, probablemente un sucedáneo, y, si surge, un espárrago delgado y con hilos, de los más baratos del mercado, se posa en la cima de la ensalada. A veces, cuando te quieren sorprender, te encuentras palitos de surimi, ese sucedáneo de pescado, bastante insípido, que adopta todo tipo de figuras y que, la verdad, desmerece mucho las ensaladas. Lo peor es cuando, en vez de un buen aceite y un buen vinagre, te ponen ellos mismos mayonesa o salsa rosa, o te sacan unas vinagreras donde el aceite de oliva —se le supone de oliva— y el vinagre no pasan de los industriales más baratos. En el mejor de los casos, las vinagreras son de usar y tirar, como manda la nueva normativa, y no deben volver a rellenarse. Y poco más, porque hay quien tiene poca imaginación, y lo único que quieren es ganar mucho dinero sin hacer las cosas bien.

Hace muy poco, en otro bar sencillo de pueblo pedimos una ensalada que nos llamó la atención por lo que contenía: canónigos, hoja de roble, alguna variedad más de lechuga que la hacía interesante y de calidad, ahumados variados… Nos convenció rápido. Cuando llegó a la mesa, no entendíamos lo que veíamos y protestamos. La camarera —que no se enteraba mucho— se la llevó, pero salió pronto diciendo que no quedaba otra cosa. Solo había lechuga romana, eso sí, pero con mucho tallo, mucho maíz dulce, un cuarto de tomate, hilos de ahumado de salmón y algo igual de bacalao desalado junto a unas migas de un atún insípido y desustanciado. Como acompañamiento estrella, trozos cuadrados de queso en loncha, cuya procedencia o tipo era irreconocible, ni a la vista ni al gusto, si es que le encontramos alguno. Nada que ver con lo que venía en la carta. Aún así, preguntamos el precio, ya que la carta no los llevaba, y al oirlo, 5,5 € y no tener muchas opciones, accedimos a quedarnos con el sucedáneo que nos habían servido.

Jose-Aguilar-Castellon-Gastronomica

 

Es cierto que hay muchos establecimientos que usan buenas ensaladas y buenos y variados productos, como el queso de cabra, el foie o mousse de pato, los frutos secos, las anchoas, la remolacha natural, la perdiz, el jamón de pato…. Incluso con algas y productos menos habituales se hacen buenas y variadas ensaladas.

Si estos bares y restaurantes pueden hacerlo bien ¿por qué tantos y tantos bares no lo hacen y te dan, con perdón, una mierda de ensalada?, y, además, bien cobrada. Si te cobraran 4 o 5 € por esas ensaladas tan pobres, tendría un pase, pero cobrarte 9 o 10 €, e incluso más, es muy lamentable, y un robo. Cuando encima, ni el local ni el servicio lo merecen. Y lo peor es que nadie dice nada, incluso hay a quien le parece maravilloso y estupendo. Parece que nos va la marcha, así nos va en este país, y, la verdad, es que no cuesta tanto hacer las cosas bien, ni en dinero ni en tiempo. De esta manera nos sentiríamos mejor, y nos lo agradecerían volviendo y haciendo más prospero nuestro negocio.

José Aguilar

Gastrónomo, y muchas veces indignado por lo que te sirven y lo que te cobran.