Camí des Capsades, 28. Vinaroz, Castellón. Tel.: 964 400310

El típico bar de pollito en casi todos los aspectos, por dónde está, por el tipo de espacio, por la cantidad de gente que va, por su decoración básica… Pero hay algo más. El que lleva la sala, Manuel, es una máquina de atender y de hacerlo con gracia. El resto de los camareros, le siguen en agilidad y atención, pero Manuel tiene un don de gentes especial. De entrada, no te llama la atención, no te tira para adelante, pero cuando empiezas a ver cómo te tratan y lo que te ofrecen, la cosa va cambiando.

Hay dos menús a 10 €, con varios platos para elegir, y, además, hay una opción combinada que cuesta 12 € y con la que puedes elegir un plato más. Los dos menús son una tradicional y el otro, igualmente tradicional, pero con carnes a la brasa.

Las raciones son muy generosas y la relación calidad precio está muy bien. También incluía un caramillo, quemado, nosotros lo tomamos de ron, muy bueno y sin variar precio. Otra de las buenas recomendaciones de nuestro amigo y cocinero Juanjo Roda. Tiene muy buen ojo y paladar.

Nosotros nos inclinamos por un menú brasa muy completo. Perdimos una ensalada y una ensaladilla cada uno y luego pollo con especies y manitas de cerdo a la brasa. Los platos, muy generosos, y con patata al horno y huevo frito, por si te quedas con hambre. La carne, muy bien hecha, aún partiendo de algo tan básico y sencillo, y las manitas, que es lo más complicado, muy buenas, gelatinosos y bien hechas. Muy buena relación calidad precio. Terminamos con fruta.