LE BISTROT: Calle Temprado 12. Castellón. Tel.: 964 724460.  www.lebistrotcs.com

Hacía tiempo que queríamos ir a este local del que hemos visto ya varios restaurantes y formatos, pero este, es el que más nos ha satisfecho. El espacio es acogedor, tanto por su decoración por cómo lo dividen. La cocina se nota que está hecha con mucho mimo y con conocimiento de causa.

Sergio y su mujer, los dueños de este local junto a Modesto Fabregat, se molestan en seguir aprendiendo, ya no solo en escuelas y cursos, sino haciendo algo que es más importante y fundamental, en viajar y conocer la comida de primera mano. Este verano se van a Japón a pasar sus vacaciones. En la misma calle de la Bistrot han abierto una taberna japonesa donde no hacen Sushi.

La fórmula es muy sencilla, fundamenta su oferta en distintos menús, desde 16,50 € en la barra, 18,50 € en la mesa, hasta los 30 €. Eso sí, bebida y postre aparte. Los platos son variados y las raciones son amplias.

Es evidente la influencia que hay de muchos lugares, empezando por el Bulli y su famosa escenificación de aceituna que sirven dentro de una taza de vermut.

Seguimos con una ensaladilla rusa ahumada, con mucho sabor, muy bien presentada, y que se hace compaginar con el vermut. Nos gustan mucho las ensaladillas, y esta es de las mejores que hemos probado porque todo es de calidad, tiene sabor y se complementan las partes claves, buena patata, atún, mayonesa, y la chispa que proporciona, o los pepinillos, o en este caso las aceitunas rellenas.

El pulpo confitado, exquisito. Primero, hervido; luego, confitado y, finalmente, dorado a fuego más fuerte. Sale tierno, jugoso, y el toque de humos le da ese ligero toque de acidez y frescura.

El falso canelón de buey  también está muy bien presentado y sabe a canelón, pero en vez de usar pasta se usa el carpacho de buey. Nos ha gustado el toque picante de las perlas de guindilla, porque nos encanta el picante.

Terminamos con el plato principal, aunque todos parecían platos principales, porque las raciones son generosas y la relación calidad precio es muy buena. Terminamos con las gambas con tamarindo y unos espaguetis de sepia, con una salsa asiática. Todo muy bien.