Madrid Fusión cerró ayer sus puertas, y, nosotros, después de 12 años asistiendo a este evento, nos queremos ir de allí con un buen sabor de boca.

Buen sabor de boca porque siempre aprendemos mucho sobre gastronomía, porque encontramos a amigos que hace 2 o 3 años que no veíamos, y, a otros, 20 años, y eso nos da mucha alegría.

Buen sabor de boca porque la gastronomía sigue adelante, con cambios, con creatividad, con mucho cariño y mucha lucha por parte de todos los que están metidos en este mundo.

Buen sabor de boca porque después del avance que ha dado la cocina en todos estos años, gente como Josep Roca sigue luchando por la sala, y lo hace peleando no solo a las buenas formas, que es fundamental, sino también en el trato con el cliente, a llegar al cliente desde el corazón, con amabilidad y con pasión. El trabajo que están haciendo al respecto desde el Celler de Can Roca es espectacular y un ejemplo para todo el mundo.

Que en España y, sobre todo, en Castellón, por lo que nos incumbe, se tome conciencia de ello y cambien más las salas de nuestros espacios culinarios, empezando, como decía Josep Roca, por el pequeño local donde te vas a tomar un café. Todo suma. Y buen sabor de boca porque Castellón a dado un paso adelante en acercarse más a la gran gastronomía en este evento tan importante.

Estamos seguros que el año que viene lo harán de otra manera, porque aprender es de sabios y corregir los errores también,  y, así, todavía se notará más la presencia de Castellón y de todos los productos que son la base de nuestra gastronomía. Nos despedimos de Madrid Fusión con esta foto que nos ha gustado mucho.