El otro día tuvimos la suerte de probar los nuevos platos del cocinero Cristian Granero, cuya evolución nos está gustando mucho. El crujiente de gambas tiene la influencia.

.

El coral de gambitas sobre lecho cremoso de erizos nos pareció un plato muy interesante, ya que sin tener una gran presencia el carabinero, está muy presente en la boca, en distintas texturas y apoyado por uno de los productos del mar con más sabor como es el erizo de mar. Una maravilla de plato que pone el mar en tu boca.

El pescado de nuestras lonjas «corvai» confitado en tocino sobre tallarines de sepia y calabacín con tierra de almendra y jamón, tiene un punto de cocción perfecto y muy bien presentado, solo que no tengo claro que el plato necesite tantos productos. Es una apreciación personal, pero creo que la tierra debería ser mucho más ligera y potenciar más los productos refrescantes que tiene el plato.

Terminamos un menú corto, porque ya nos hacemos mayores y cada día debemos comer menos, con un cordero con pan y tomate y corazón de vaca. Menos mal que no era muy contundente, pero tengo que decir que me encantó. La presentación es importante, pero no lo más. En este caso la presentación iba acompañada de haberle sacado partido a la carne sin haber hecho un plato pesado. Fácil de comer, sabroso y divertido. Espero que la gente disfrute con estos y otros platos que Lino, a través de Cristian Granero dirigiendo sus fogones, nos ofrece.