C/ Ximenez 11, Castellón. Tel.: 671 728120

Seguimos la trayectoria de este joven empresario cocinero que antes estuvo llevando Tapas Trece y Marisco Low Cost. Ahora hace lo que más le gusta: disfrutar cocinando y hacer que la gente disfrute también. En su nuevo y pequeño local en el centro de Castellón dedica tiempo a sus clientes, primero en la cocina y luego en la sala. Su cocina tiene toques muy modernos con claras influencias vanguardistas, sobre todo de uno de los gurús de la gastronomía internacional, David Muñoz, de DiverXo. Por cómo presenta los platos en general y las alcachofas en particular, incluso su apariencia, nos recuerdan a David. Nosotros tuvimos la suerte de conocerlo antes del despertar, no tenía estrellas ni premios, y vimos en aquel pequeño y tímido cocinero, por aquel entonces, una gran figura en potencia.

Entrando en materia y en nuestra visita diremos que Don Pedro es un local aparentemente no muy grande porque está dividido en varias estancias, lo que lo hace muy acogedor para los clientes. Nosotros nos inclinamos por su especialidad: las tapas modernas. Empezamos con un salmorejo con huevo a trozos y sobre rebanada de pan tostado, perfecto como aperitivo. Seguimos con gazpacho licuado, sin su color, pero con todo su sabor (7,25 €). Buenísimo. El cucurucho de crujiente alcachofas y miel de caña estaba en su punto de cocción, crujiente y con todo su sabor, porque el aceite estaba en buenas condiciones para freír, algo no muy frecuente en nuestras cocinas. Seguimos con las croquetas de atún con jamón encima, y jamón con atún encima. Para nosotros el plato más divertido de la comida, muy bien presentado, incluso mejor que DiverXo. Tengo que decir que, aunque este plato es espectacular, las croquetas en sí mismo no son de las mejores que hemos probado. La idea es que funciona muy bien y vale mucho la pena.

Creo que los críticos estamos para opinar, creo que este es uno de los locales más atrevidos de Castellón, aunque copie o imite, quién no lo hace. Solo 4 o 5 genios en toda España crean escuela, el resto les sigue la corriente. Pero todo esto no es malo, coger influencias de los demás, copiar a los mejores es lo que todo el mundo hace. Es mucho mejor que copiar el bocadillo al vecino. Al menos hay quien se molesta en viajar o informarse de lo que se está haciendo en nuestro país. Y aunque crea que sus croquetas son un poco sosas, sigo pensando que este local, en tapas, es de lo mejor de Castellón, y así lo reflejaremos nosotros en nuestros premios anuales. Son muchos los factores que hay que tener en cuenta para que un local triunfe, y siempre hay alguna cosa que no te gusta, por un motivo a por otro.

Siguiendo con las tapas que disfrutamos aquel día, también disfrutamos de los langostinos Iuqap con panko, como siempre bien presentados y muy bien en la boca (14,50 €). Pasamos a un cangrejo azul de costra blanda (12,50 €, 2 unidades), algo que ya habíamos probado en EE. UU. Aunque no están igual porque allí se pueden comer frescos, pero aún así tienen un buen sabor y su textura es similar. Seguimos con los Wanton de pato Pekín (4,80 €, 4 unidades), muy sabroso, y recuerda perfectamente a ese pato chino tan conocido. Para terminar, nos tomamos una mini hamburguesa de una de las mejores carnes para ello, la de Balck Angus (10, 25 €). Quizás se vaya un poco de precio, pero hay cosas que se deben pagar, y la atención y dedicación al cliente es una de ellas, y aquí se cumple. La decisión es personal y nosotros decidimos volver.

CROQUETAS DIVERXOIMG_6217IMG_6207IMG_6208
IMG_6220IMG_6223IMG_6225IMG_6226