Aperitivo con hierbabuena y un poco de alcohol, muy refrescante.

El restaurante Mediterráneo del Grao de Castellón lleva años dando la cara con un plato que ha sido santo y seña de identidad de los pescadores del Grao de Castellón. Los hermanos Rodríguez se encargan de mantener esta tradición y de hacerlo con calidad y mucho cariño. Pero este local no solo es el arroz a banda, es mucho más. Desde su cocina dominan los arroces marineros y trabajan los productos del mar con mucho mimo y respeto. Nosotros. esta última vez, nos decantamos por los calamarcitos de playa, habas, ajos tiernos y témpura de verduras, donde la cocción corta potencia el sabor a los calamares frescos y el contacto limitado de las verduras con el aceite a través de la témpura deja a estas su sabor y su textura (14,50 €).

   

Seguimos con una escalibada, mojama y ventresca de atún con aceite picual, un plato igualmente marinero muy refrescante y sabroso (15 €).

Rematamos la comida con un arroz a banda, al dente, y con todo el sabor de mar acompañado con pulpo a trozos y alcachofas, donde solo se aprovecha el centro para su mayor disfrute (13,5 €).

Siempre es un placer pasar por esta casa, porque si la comida es buena, el trato en la sala es superior. De postre, un helado de higos secos y frutos naranjas (5,5 €).