La Favorita. Calle la Pau, 26. Benicàssim.

Ernesto no podía quedarse quieto en verano, debía tener algo para seguir en primera linea y dónde mejor que en Benicàssim, donde se traslada la mayor parte de la gente de Castellón. Ernesto ha elegido para su aventura una de las mejores calles de Benicàssim, la que va desde la antigua estación a la calle Santo Tomás que está llena de locales que funcionan muy bien. Uno local más atraerá todavía más gente, porque Ernesto es sinónimo de calidad, y la gente ya lo conoce.

Tuvimos la suerte de disfrutar de la inauguración de este local que, por cierto, es de los más grandes del pueblo. Allí estaban, porque no podían faltar, su padre y su madre, con toda su familia, que han sido santo y seña de la hostelería de Castellón, por su calidad y porque no han parado nunca de trabajar.

Recuerdo una vez, hace muchos años, cuando solo estaba la antigua Oficina, y Ernesto hijo hacía pequeñas apariciones por el local. Era Semana Santa y Ernesto era el único abierto en todas las tascas. Yo le preguntaba a Ernesto padre, que estaba, por supuesto, con su inseparable mujer: “¿No coges vacaciones, Ernesto?” Y me dijo con toda claridad: “Nosotros no sabemos hacer otra cosa, nos levantamos, vamos a comprar y luego venimos aquí, esto es nuestra casa y lo que nos gusta hacer”. No sé si he cambiado alguna coma, porque de esto hace muchos años, pero el concepto es el concepto.

 

Mucha Suerte a Ernesto en esta nueva andadura, que seguro que la tiene porque cuando uno la busca, haciendo bien las cosas, la suerte le llega seguro.