Gastroadictos es de esos restaurantes en los que, si te gusta la gastronomía, te gusta probar de todo, seguro que disfrutas de su comida, de su entorno y de su servicio.

Me he encontrado con gente del pueblo a la que no le gusta nada este sitio. Esto pasa cuando la gente espera más de lo mismo que en otros sitios, y con los platos llenos hasta arriba. Lo siento, pero de esos ya hay muchos. Gastroadictos es diferente.

Cuando hace buen tiempo, una mezcla de terraza jardín con una decoración natural y llena de detalles te predisponen a lo que va a venir. El servicio es muy atento y ágil y, como ya he dicho, su cocina no te deja indiferente.

Para dejarse llevar, tiene 3 menús con unos precios muy razonables. El menú ejecutivo, con dos entrantes y un segundo para elegir entre dos platos más postre cuesta 14 €.

El menú express costa de 3 entrantes con más elaboración y 3 platos también más elaborados para elegir más el postre.

El menú glotón consta de 5 entrantes y 5 segundos para elegir más dos postres por solo 28 €. Nosotros probamos este último y, además de ser más que suficiente, nos gustó mucho y nos sorprendió.

Empezamos con una aceitunas partidas del terreno con un poco de miel muy interesantes.

Seguimos con piedras del rio Palancia con sorpresa y con una mezcla de chocolate y queso azul. Divertido y buena mezcla, ya que se sabe que los quesos cuanto más salados funcionan mejor con lo dulce. Solo dos se podían comer.

Seguimos con el escabeche de tierra mar y aire, un plato potente de sabor e interesante por la mezcla de escabeches, además del típico marino.

Seguimos con un cóctel de gambas marinadas muy interesante, diferente y donde las gambas, que es lo principal, siempre estaban presentes en cantidad y, sobre todo, en sabor.

El brioche de conejo de Espadán (De la carnicería del Tormo de Cirat) con su jugo, una maravilla en la boca, con esa mezcla de texturas y del dulce del brioche y el salado del conejo que se fusionan y te hacen disfrutar en la boca y el cerebro. Además, muy bien presentado.

El siguiente plato fue ahúmatelos. Un guiso contundente con pulpo acabado en la sala con el humo que resultó una buena mezcla.

De segundo nos decantamos por probar dos platos un pescado, el bacalao con guiso de primavera.

Acabamos los segundos eligiendo uno diferente cada uno de los dos comensales  y compartimos canelones de jabalí de Espadan al curry con bechamel al coco, que aunque sabrosos y potentes, se suavizaban con el coco y se aromatizaban con el curry. Como se ha podido ver, David Marques, además de disfrutar con sus creaciones, le encanta mezclar el dulce y el salado y, al menos en los platos que hemos probado, lo hace muy bien.

Los postres fueron fresas y choco blanco.

Dulce, pero refrescante.

Y Carrot Cake, pastel de zanahoria.

El café estuvo bien acompañado por chocolates picantes y un licor suave de melón, melonchelo. La verdad es que disfrutas mucho en este lugar, y seguro que volvemos.