Por fin parece que hemos vuelto a la versión 2019, la única diferencia ha sido el control de temperatura en la entrada y las mascarillas, por lo demás, todo parece como antes. Llena como siempre.

La participación de Castellón es amplia ya que la diputación sigue en su apoyo a la gastronomía de nuestra provincia con una amplia participación de empresas del sector como distintas bodegas, quesos, tomates de Alcalá, de penjar, licores… Uno de los stands más importantes de la ferias es el de Dil de Casa que, además, siempre está concurrido. En las barras Gourmet nuestro Miguel Barrera arrasa con las berenjena y anguila ahumada y el allipebre.

 

Luis Arrufat hace doblete en el espacio dedicado al mundo del arroz y en la cocina central junto a Bernd Knöler del restaurante Riff, hablando de las bebidas fermentadas naturales y saludables.

Una moda que no para. Entre otros también pudimos ver a nuestros amigos German y Carito.