«Lávate las manos», por Miguel Ángel López